lunes, 6 de julio de 2015

Libros sobre libros, bibliotecas y librerías...

"Dime lo que lees y te diré quién eres", eso es verdad, pero te conoceré mejor si me dices lo que relees. (François Mauriac)

¡Hola chicas! Lo mismo se os hace raro que alguien que está tan acostumbrada a leer todo lo que le cae entre manos (etiquetas de champus incluidas) se deje recomendar alguna que otra vez, pues sí, de vez en cuando me gusta perderme por ahí e ir preguntando a amigos que trabajan (o no) en el mundo del libro qué es lo último que han leído o cuál es el libro que tienen pendientes, hay una compi de una librería (cuyo nombre no voy a mencionar porque a ella le gusta pasar desapercibida) que me contagió el gusto por los libros que tratan de libros, de bibliotecas y librerías, una vez que entré en su librería vio que me llevaba uno infantil que trataba de un libro que cobraba vida (ahora ni recuerdo el título, pero sí sé que fue el primero de una larga lista de libros que luego seguirían la misma pauta) y me recomendó uno que se llamaba "La librería ambulante" de Christopher Morley (visto el éxito obtenido salió un segundo libro con la misma pareja protagonista "La librería encantada" que no tardé en leer, lo bueno engancha) de una editorial no muy grande llamada Periférica (hay que aplaudir el valor de esos cada vez más numerosos locos del libro que, en los tiempos que corren, se unen y crean pequeñas pero en espíritu e intención grandes editoriales con una literatura de mucha calidad, tales como Nocturna, Impedimenta, Nórdica, Atico de los libros, y alguna que otra más), son libros que quizá no se conviertan nunca en un bestseller pero que son de esos libros que uno siempre recomienda con las tripas y con el corazón, nos hacen falta más libros así, que se salgan de lo borreguero, de seguir un esquema preestablecido anteriormente por mil libros más que sólo se diferencian por el título, fábulas que no dejan a nadie indiferente como Los 13 relojes de James Thurber o Los gondoleros silenciosos de William Goldman (el autor de La princesa prometida por si alguien se me despista)

ATARDECERES

Hoy, casi un año después de aquella llamada que fue como el milagro tanto tiempo esperado, puedo echar la vista atrás sin ira y darme cuenta de cómo ha cambiado mi vida (esta vez para bien), me acuerdo de los días pasados en Firenze con Monix y su gente y doy gracias por estar rodeada de gente buena que sin saberlo ilumina mi vida cuando más falta me hace. Día a día vuelvo a ser la Natalia de antes de estos ocho años de oscuridad, voy yendo hacia la luz (aun no llamándome Carolyn), de donde no debería haberme alejado nunca, y a pesar de todo me alegra haberme dado cuenta de quienes son los verdaderos amigos, esos que aun en la oscuridad más absoluta siguen ahí contra viento y marea, pese a todo incluso pese a mi. Esa semana sorpresa en Torino ha sido liberadora, ese maratón diario (colina arriba, colina abajo) me ha venido de lujo, y la calma y el silencio del convento me han curado interior y exteriormente (que falta me hacía), Torino, nonostante tutto, é ancora magica, spero non mettere altri dieci anni per tornare... grazie Vivi, mamma, Laura, Sergio, Elisa, Alessandro, Marisa e tutti, restate sempre grandi nel mio cuore....

jueves, 7 de mayo de 2015

ATARDECERES

Cuando pienso en la fuerza que he perdido por el camino, me acuerdo de todas esas personas que quedaron atrás, de los recuerdos, de los sitios que quizá no volveré a pisar, de los sueños que he ido guardando en tantos cajones que quizá nunca volveré a abrir... y tantos amaneceres que no volveré a contemplar, tantas olas que rompieron en el hueco de una de tus manos, tantas sonrisas, tantos abrazos, tantas historias compartidas, cuantas palabras no dichas, cuanto dolor encerraban, toda la vida en un gesto, todas las respuesta en una mirada, en esa que me dejaste, en esa que me guardé, como se guardan los recuerdos en cajas que luego se olvidan en el desván de la memoria, y luego vuelta a empezar... Dónde te iré a buscar, entre tanta soledad, desandando caminos que juré no volver a pisar, la memoria me juega malas pasadas, y me trae imágenes de historias que ya creí olvidar y ahora vuelta a empezar.... Qué extraña es la vida a ratos, regalándonos sonrisas después de traernos tan malos ratos.... te recuerdo a pesar del tiempo y, aunque a veces se me desdibuje tu cara, nunca me olvidaré del sonido de tu risa, esa que me acompañó tanto en mi infancia, contándome historias de viajes a lugares con los que sólo se puede soñar, distancias que siempre se pueden salvar cuando se sueña.... quédate en mis sueños hoy mañana y siempre....

miércoles, 4 de junio de 2014

7 DE SEPTIEMBRE

"La felicidad frecuentemente se cuela por una puerta que no sabias que estaba abierta". John Barrymore.

En unos días hará cuatro años que llegaste a mi vida, y en unos meses un año que nos casamos y aún sigo mirándote con una gran sonrisa cada mañana y dando muchas gracias por el regalo de haberte conocido en el momento justo aunque en el sitio equivocado, desde entonces hemos caminado de la mano por la vida, con sus buenos y malos momentos, pero siempre teniendo presente que éramos "mucho más que dos", como te canté en la boda, sigo pensando que "si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo", eres la razón de que me levante cada día con ganas de seguir sonriendo a la vida, mi motor a la hora de no rendirme pese al cansancio, la desilusión, o el desánimo, te amo porque podría vivir sin ti pero ya no quiero hacerlo, como siempre te digo me has acostumbrado a lo bueno y ahora no quieras que me conforme con menos, te quiero porque siempre evitas que salga a la luz mi peor yo, porque siempre piensas lo mejor de mi, porque junto a ti soy mejor persona, porque me iluminas con tu luz, y porque no sería nadie sin ti, mi mitad, mi amor, mi niño, gracias por seguir ahí dándole sentido a cada amanecer de mi vida, no podría haber pedido mejor compañero de camino, te amo hoy, mañana y siempre, Nata.

lunes, 4 de marzo de 2013

Palabras de lluvia...


"Puedes negarme tus lágrimas pero la lluvia llegará y me prestará las suyas".


Llueve, llueve, llueve, y me preguntas por qué sólo escribo los días de lluvia, te miro con curiosidad y sonrío, me extraña que no sepas leer en mi la razón, escribo para no perderme en mi,en ti, en tantas cosas, para encontrarme cuando no sé ni dónde fui ni dónde iré, para inventar pretextos para seguir mirando hacia adelante y para conservar la poca cordura que aún me queda, para olvidar, sí, no me mires así, también escribe uno para olvidar lo que se sabe con certeza que sin embargo nunca se podrá olvidar, porque algunos recuerdos son persistentes y se aferran a su efímera vida como si les fuera la vida en ello, escribo también y sobre todo porque la escritura me da vida, porque cada palabra que cobra vida en el papel me concede un minuto más de ilusión, de esperanza, de risas, necesito escribir cuando llueve porque así hago tiempo hasta que lleguen esos amaneceres sin lluvia que tanto ansío (en uno de ellos te encontré un día y ahora no sé vivir sin ellos y sin ti), esos en que tejemos nuestra historia, nuestro ayer, nuestro hoy y ¿por qué no? también nuestro mañana, no olvides nunca que después de la lluvia siempre llega el arcoiris, te espero en ese amanecer donde tu sonrisa siempre me salva ("si te quiero es porque sos mi amor, mi cómplice y todo")...

jueves, 21 de febrero de 2013

SONRISAS DE PAPEL

SONRISAS DE PAPEL

Una vez comprendí que mi voz no era mía,
que era toda del mundo, del mar y los días.

Y la llevé en mi viaje entre amores y horror
y canté noche a noche aunque nadie me vio.
Cuando me iba solo arrastrando los pies
para llegar tan tarde a mi casa otra vez,
dejando atrás sonrisas, sonrisas de papel.

Y la filosofía fue un tema de a diario.
La que aprende cualquier trovador solitario.

Y pensé en los contrastes malditos que hay
entre un viaje al espacio y un niño sin pan.
Y hace tiempo dejé de arrastrarme los pies
pero siguió pasando la vida después
con sus sonrisas, sonrisas de papel.

Una vez tuve frío de todas las cosas;
de un amor, de un juguete, de una vieja rosa.

Y apuré mi carrera entre objetos así
y seguro ninguno se acuerda de mI.
Y se sigue escuchando el silbido de un tren
y el mundo está en harapos, lo veo también.
Con sus mismas sonrisas, sonrisas de papel.


(Silvio Rodriguez)

Sigo buscando entre el cansancio de los días, entre la bruma de tus silencios, entre los brazos de un hasta luego incierto, en la distancia de esas miradas sin besos tus sonrisas de papel, esas que me regalabas sin ninguna razón aparente, sencillamente porque estaba allí contigo y te daba la gana, porque siempre seguirás siendo tú aunque a ratos te mire y no te reconozca en esos vacíos tuyos que uno nunca sabe cuándo durarán...

Y sigo pintando sonrisas de papel para que las tomes prestadas, pero sólo hasta que encuentres las tuyas, tienes que prometerlo, las quiero de vuelta porque sé que antes o después volverán esas que perdiste o dejaste olvidadas quién sabe dónde, volverán y volverás a ser la que fuiste siempre, tú, mi refugio, mi guía, mi todo, te quiero a mi lado porque sin ti me falta el aire que respiro, la luz, la esperanza...

Te esperaré (a ti y a tus sonrisas) al filo de una canción de Silvio o Pablo, en ese rincón donde siempre supiste hacerme ver que la vida esconde siempre mucho más de lo que insinua, la magia reside en querer (y saber) descubrirla, un abrazo de oso y todas las sonrisas que necesites, te quiero...

viernes, 15 de febrero de 2013

LIBROS QUE ABRIGAN

"Si no sueñas nunca encontrarás lo que hay más allá de tus sueños".


Chicas, perdonad que me haya dispersado un poco (demasiado más bien, seis meses, cómo pasa el tiempo) entre novedades, devoluciones, y campañas, pese a mi caos existencial, ya sabéis que siempre os tengo presentes (artista, ya estoy dándole vueltas a la próxima recomendación, no me he olvidado), cada vez que un buen libro cae en mis manos me pregunto qué diría Ame o si le gustaría a Conchi o a mi artista, y sí, rubia trianera, no se me ha pasado, tu sorpresa navideña sigue pendiente para la próxima vez que nos veamos, a ver a ver, ya sé que mis lecturas a veces son muy variadas (y pelín originales) y que no a todas os gustarán pero bueno yo os dejo aquí la lista y ya vosotras me decís: Círculo de amigos de Maeve Binchy (vale, la leí después de ver la película y aunque la película no estaba mal, el libro es mucho mejor); para que no digais que me estoy volviendo muy moña añado el Prisionero del cielo de Carlos Ruiz Zafón (el segundo no me gustó, ¿será porque se repetía mucho? pero éste recupera la esencia más auténtica de La sombra del viento y ahí reside su magia) por volver a llevarme de la mano al cementerio de los libros olvidados; La luz en casa de los demás de Chiara Gamberale porque siempre es hermoso encontrar y construirse la propia mirada a través de las distintas miradas de los demás, en cada página me ha encantado cruzarme con la mirada de Mandorla y crecer con ella, pasar de piso en piso, de vecino a vecino y ver cómo trataba de seguir siendo ella misma sin perderse en las miradas de los demás; Sin entrañas de Maruja Torres (a algunas creo que ya os recomendé la primera aventura de la reportera con alma de detective Diana Dial, Fácil de matar) porque una vez que lees algo de ella ya no puedes parar, empecé por sus artículos en distintos periódicos y revistas y de ahí pasé a sus reportajes sobre Beirut, leer a Maruja es como vivir sus libros en primera persona, te invitan a viajar con ella allá donde te quiera llevar, esta vez nos lleva de crucero por el Nilo, lo dicho, ¡feliz viaje y feliz lectura!